Controlar el impacto ambiental, el gran reto de Bogotá

Imagen de mbetancourt

Categoría: 

Desde 2016, año de inicio de los estudios de diagnóstico de la Secretaría Distrital de Planeación, se identificó que, en los últimos 12 años, la ciudad de Bogotá aumentó en 2.600 hectáreas su área urbanizada para viviendas que ocuparon 1,4 millones de personas (19 m²/habitante), mientras que los municipios de la sabana de Bogotá ocuparon 19.500 hectáreas nuevas para albergar tan solo 930.000 habitantes (209 m/habitante), 11 veces más que Bogotá.

¿Qué significa esto? Que disminuyó la capacidad de resiliencia ambiental de la región (es decir, la capacidad de un sistema de reponerse a las alteraciones) al haberse ocupado desordenadamente suelos productivos, al impactarse negativamente cuerpos hídricos regionales y también al propagarse la suburbanización desorganizada y en baja densidad. Por eso, hechos como el crecimiento planeado de Bogotá y controlar su huella ecológica suponen un desafío fundamental.

Es claro que Bogotá quiere y debe dar el mensaje a la región de proteger y reconocer la importancia de espacios naturales como humedales, ríos, quebradas, etc., como una estrategia fundamental para la sostenibilidad ambiental metropolitana. Con el fin de lograrlo se deben planear y armonizar los procesos de urbanización alrededor de estos espacios protegidos, sin que se vean afectadas sus dinámicas naturales.

Aparte de lo anterior, Bogotá consume 8.000 toneladas de alimentos al día, provenientes en un 48,2 % de Cundinamarca, 19,1 % de Boyacá, 12,3 % del Meta, 3,3 % del Tolima y 17 % de otras regiones del país, lo cual significa que es menos del 1 % lo que se produce en el mismo Distrito. Esto implica una huella ambiental que abarca varias regiones del país.

Igualmente, la urbanización de la Sabana de manera dispersa conlleva la saturación de los sistemas de movilidad, basados en el automóvil particular, y dificulta la implementación de sistema de transporte masivo sostenible (circulan a diario unas 380.000 personas desde y hacia Bogotá).

Seguir leyendo: https://www.eltiempo.com/mas-contenido/controlar-el-impacto-ambiental-el-gran-reto-de-bogota-422310

Compartir: